ERHA

Síndrome Pre-menstrual

Manejo del síndrome premenstrual

El objetivo de la terapia es reducir la severidad de los síntomas, de tal manera que ya no interfieran con las funciones psicosociales y físicas de la mujer. La educación, el apoyo, el control nutricional, la disminución del estrés y el ejercicio son medidas que ayudan, produciendo una mejoría muy satisfactoria en los síntomas en más del 30% de las mujeres con SPM. Una amplia variedad de personal al cuidado de la salud puede enseñar métodos para la reducción del estrés y la mejoría de hábitos de sueño y alimenticios.

Alimentos bien balanceados, con bajo contenido en grasa, azúcar y sal y adecuadas cantidades de proteína, fibra y carbohidratos complejos pueden ser de gran ayuda. El consumo de cafeína y de alcohol se debe disminuir. Muchos estudios han sugerido que 1gr. de calcio como suplemento diario ayuda a reducir los síntomas físicos y emocionales. Al igual que el suplemento con magnesio ayuda a reducir la retención de agua y los síntomas por el estado de ánimo; la vitamina B6 (piridoxina), ha sido utilizada con resultados mixtos; en general se deben de usar dosis bajas, de no haber mejoría dentro de los primeros 2 a 3 meses, la vitamina B6 debe ser suspendida ya que puede afectar la función nerviosa; la vitamina E también ha mostrado ser benéfica en algunos síntomas del SPM. No obstante la terapia nutricional sola no mejora los síntomas del SPM en todas las mujeres.

Manejo médico

Los diuréticos pueden ser utilizados para reducir los síntomas asociados a la retención de agua en aquellas mujeres que en el periodo premenstrual aumenten de peso claramente calendarizado. La manera más efectiva de utilizar los diuréticos es iniciar la medicación 1 ó 2 días antes del inicio esperado de los síntomas por retención de agua y continuarla hasta que la menstruación se presente.

Los antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno, pueden ser utilizados para ayudar a la reducción de los síntomas relacionados con el dolor del SPM. Sin embargo interactúan con algunos diuréticos, causando problemas renales; se debe de tener mucha precaución al combinar este tipo de medicamentos.

Varios medicamentos psiquiátricos, como el alprazolam, han demostrado ser efectivos en el tratamiento de los síntomas emocionales del SPM. El alprazolam pertenece al grupo de medicamentos conocido como benzodiacepinas; tiene propiedades antidepresivas y relaja el músculo liso. Dosis bajas de alprazolam se administran durante la fase lútea del ciclo y se disminuyen durante la menstruación. El riesgo de adicción es mínimo cuando se usa de esta forma, en dosis bajas (generalmente dosis diarias que no excedan los 0.75 mg.); dado su potencial de adicción, el alprazolam no está recomendado en mujeres que tengan antecedentes de alcoholismo o drogadicción. Las mujeres bajo esta medicación deben ser estrechamente vigiladas por su médico tratante.

La fluoxetina (Prozac), ha demostrado su eficacia con los síntomas emocionales, particularmente la depresión y los antojos asociados al SPM. Sin embargo, no es efectivo en la reducción de los síntomas físicos. En contraste con el alprazolam, que sólo se administra en la fase lútea del ciclo menstrual, la fluoxetina generalmente se administra diariamente durante todo el mes. La dosis usual es de 20 mg. al día, aunque algunas veces se necesitan dosis más bajas o más altas en diferentes momentos del ciclo. Los efectos adversos más comunes de la fluoxetina son ansiedad, nerviosismo, insomnio, pérdida del apetito, pérdida de peso, disminución en la líbido y en la capacidad de tener orgasmos.

Otras drogas como la buspirona (Buspar) y la clomipramina (Anafranil), han sido utilizadas con éxito para disminuir los antojos de grasa y azúcar asociados al SPM.

Supresión de la ovulación

Los anticonceptivos orales, (estrógenos y acetato de medroxy progesterona) también han sido utilizados para el tratamiento del SPM. Sin embargo, aunque estos medicamentos inhiben la ovulación, hay poca evidencia médica que demuestre su utilidad en el tratamiento del padecimiento que nos ocupa.

Hace algun tiempo se consideró que la causa del SPM era una baja producción de progesterona; no obstante, la terapia con progesterona natural nunca ha demostrado ser más efectiva que el placebo para tratar el padecimiento. Sin embargo, aunque pocas mujeres con SPM mejoran con terapia progestacional, ésta se prescribe en base a una prueba antes de seguir con otros tratamientos.

El Danazol es un medicamento que la FDA (Administración Federal de Medicamentos) aprobó para el tratamiento de la endometriosis. Cuando el Danazol se administra en dosis altas, suficientes para inhibir la ovulación, es efectivo en el tratamiento del SPM. Los efectos adversos del Danazol incluyen piel oleosa, aumento de peso y problemas en el crecimiento del cabello. Aunque la dosis para el SPM es de 200 mg./día, la duración de la terapia es mucho más larga; para reducir los efectos adversos, el Danazol se ha administrado sólo en la fase lútea del ciclo con cierto éxito.

Los agonistas de GnRH son medicamentos utilizados para el tratamiento de la endometriosis y los fibromas uterinos. Estos medicamentos suprimen la secreción de las hormonas folículo estimulante (HFE) y luteinizante (HL) de la glándula hipófisis, causando una supresión de los ovarios para la producción de estrógenos. Esto previene la ovulación y produce síntomas parecidos a la menopausia. La mejoría de los síntomas del SPM se nota en casi todas las pacientes tratadas con los agonistas de GnRH, que inducen una "menopausia médica". Los efectos adversos más comunes asociados con los agonistas de GnRH son bochornos, cefalea, resequedad vaginal, artralgias y mialgias. El tratamiento de más de 6 meses con este medicamento está asociado con la aparición temprana de pérdida ósea (osteoporosis).

Si se administran dosis bajas de estrógenos y progestina se pueden dar a lo largo del tratamiento con los agonistas de GnRH, con objeto de reducir el riesgo de la osteoporosis y mejorar los bochornos y la resequedad vaginal; sin embargo, en algunas pacientes, los síntomas del SPM se vuelven a presentar cuando se añade la combinación de estrógenos-progestina a la terapia con agonistas de GnRH.





ERHA cuenta con las siguientes especialidades de apoyo:

  • Andrología
  • Biología de la reproducción
  • Citología
  • Endocrinología general
  • Endoscopía
  • Genética
  • Ginecología
  • Nutrición
  • Obstetricia
  • Psicología
  • Ultrasonido

Si requiere mayor información sobre las especialidades y procedimientos, puede solicitar folletos al respecto en recepción , o tomarlos directamente de este sitio en Internet.

Ofrecemos los siguientes estudios especializados:

  • Amniocentesis
  • Biopsia de vellosidades coriales
  • Capacitación espermática
  • Cardiotocografía
  • Cariotipos
  • Cirugía con rayo laser
  • Climaterio
  • Endoscopía: colposcopía, histeroscopía, salpingoscopía
  • Inseminación artificial
  • Microcirugía
  • Perfiles endócrinos de reproducción
  • Programa de reproducción asistida: fertilización in vitro (FIV-Te), crio preservación de gametos, diagnóstico pre implantación.