Neonatología

Instrucciones de salida

 
 
 

Una vez que se establizan madre e hijo, se decide el “alta” del hospital.

Es indispensable tener una silla especial para poner al bebé y que se pueda fijar en el asiento trasero del coche.  El bebé debe a su vez ir muy bien sujeto. No se debe trasladar a un bebé en brazos ni en el “bambineto”

 

 

Indicaciones para la casa

a) Alimentación al seno materno cada tres horas, idealmente se deben alternas los pechos en las diversas tomas. . Es mucho mejor dar exclusivamente leche humana en los primeros meses de vida, ya que esta confiere muchos beneficios, como excelente nutrición, transferencia de “defensas” que disminuyen de manera notable las infecciones respiratorias y las gastroenteritis (diarrea), unión y contacto estrecho madre-hijo etc.
También, estudios realizados por Lucas y colaboradores en el Reino Unido han demostrado que la alimentación con leche humana puede mejorar el coeficiente intelectual de los niños en comparación con niños alimentados con fórmula.

b) Alimentación, con fórmula? Si por alguna razón no se puede dar leche materna, se puede ofrecer fórmula (leche maternizada) a “libre demanda”, es decir lo que el niño pida, pero se debe tratar de establecer un horario de tal manera que se puede ofrecer el biberón cada tres hs. Existen muy pocas 
contraindicaciones para alimentar a un bebé con seno materno, se debe consultar siempre al pediatra quien podrá aconsejar sobre estas condiciones.

c) Vitaminas. La leche humana puede no tener suficiente vitamina D, debido a esto es necesario administrar diariamente vitaminas a su bebé. Se puede utilizar trivisol, polivisol u otras preparaciones necesarias a juicio del pediatra.

d) Baño. El bebé debe ser bañado diariamente, la temperatura del agua ideal es el tener una sensación “agradable” al introducir el codo en el agua a utilizar. La piel del codo es generalmente tan sensible como la del bebé, no así la de las manos.

e) Posición al dormir. Estudios han demostrado que cuando los bebés duermen “boca arriba” disminuye considerablemente el problema de “muerte de cuna”, es por esto que la Academia Americana de Pediatría recomienda esta posición. Sin embargo, si el bebé vomita mucho probablemente esté indicado colocarlo de lado al dormir, esto para evitar que la leche o el contenido que vomita se vaya a los pulmones

f) Cuidado del cordón umbilical. El cordón umbilical debe mantenerse seco, es recomendable limpiarlo con un poco de alcohol y vigilarlo. El cordón umbilical se cae generalmente en la primera o segunda semana de vida. No es recomendable seguir la “vieja recomendación” de “fajar la panza” con una venda para evitar “hernias”, esta costumbre está fuera de lugar y puede inclusive ser contraproducente para el bienestar del bebé. Las hernias umbilicales, si están presentes, desaparecen por sí solas en la mayoría de los casos entre los dos y cuatro años de vida.

g) Exposición al sol. El bebé debe tener contacto “limitado” con los rayos solares. Por “limitado” se entiende entre cinco a diez minutos diarios. Esta actividad es muy buena ya que disminuye el tinte amarillo que algunos bebés tienen y además aumenta la producción de vitamina D en el bebé; esta vitamina es necesaria para la mineralización adecuada de los huesos.
Pero cuidado, un exceso de sol puede producir quemaduras, todo exceso es malo.

h) Evitar lugares muy concurridos. No es adecuado que el bebé sea expuesto a “mucha gente”, ya que así puede tener contacto con agentes infecciosos. De igual manera, es muy importante evitar que el humo de cigarro esté presente en el medio ambiente del bebé.

i) Estimulación. Aún en etapas tempranas como los primeros días de vida, el bebé debe ser estimulado, esto se logra con caricias (tacto), sonidos (música, hablarle), móviles de colores brillantes (rojo) para estimular la vista, etc.