Neonatología

El nacimiento. Papel del pediatra durante el nacimiento.

Uno de los momentos más emocionantes e importantes en la vida de un ser humano   es precisamente el nacimiento de un bebé, especialmente cuando ese bebé es nuestro hijo. El nacimiento de un hijo es la culminación de un acto de amor responsable, que da al hombre la oportunidad de trascender y de aumentar su capacidad de amar. Sin embargo,  es también un momento difícil en el que tanto la madre como el hijo experimentan dolor,  dolor físico que es plenamente superado por la trascendencia, emoción y expectación  de ese momento.  Afortunadamente la ciencia ayuda a la madre con  la anestesia, procedimiento que disminuye considerablemente el dolor.  El hijo, sin embargo debe avanzar por el canal del parto y   salir al encuentro con el “nuevo mundo”, mundo que se presenta inicialmente con  situaciones no antes experimentadas: luz, frío, hambre y con algo maravilloso

Observe las diferentes etapas del parto.

 

En esta transición de la vida intrauterina al mundo externo,  es donde el pediatra tiene un papel muy importante….. ayuda al bebé en estos momentos críticos, le proporciona calor, lo conforta, lo limpia y le quita secreciones (moco), líquido amniótico o inclusive sangre (al paso por el canal del parto pueden tener contacto con sangre o secreciones maternas).  De ser necesario, también le puede administrar oxígeno u otras medidas de reanimación.

 

Sangre y secreciones como resultado del paso por el canal de parto. (A. Valero)

Apgar. La Dra Virgina Apgar fue una mujer muy interesante e inteligente, ya que además de tener un   gran interés por la música,  fue una gran anestesióloga que se preocupó mucho por el efecto de la anestesia materna durante el parto,  en los bebés. Debido a esto, creó lo que ahora se conoce como calificación de Apgar que es utilizada universalmente por  los pediatras que atienden los partos.

Generalmente  esta calificación  valora al bebé al minuto  y a los cinco minutos de vida. Así, según las condiciones del bebé, el pediatra puede dar desde un 0  (terrible situación) hasta un 10 (excelentes condiciones).  En esta valoración  el pediatra revisa cuidadosamente la frecuencia cardiaca, tono, coloración, respuesta a la inserción de una sondita a través de narinas (nariz) y esfuerzo respiratorio del bebé.

 

Exploracion física. El pediatra debe realizar una exploración física completa desde la cabeza hasta la punta de los pies,  y debe revisar de manera sistematizada y ordenada todas las partes del cuerpo, esto incluye la revisión de orificios por medio de una sonda, para así determinar permeabilidad del esófago, ano y narinas. 

 

Exploración del bebé, posterior al parto, (Foto A. Mata)
 

Cordón umbilical.   El cordón umbilical es inicialmente cortado por el ginecólogo. El pediatra  lo debe  ligar, ya sea con un cordón o con una pinza estéril. Es importante revisar además el número de vasos  que se observan en el cordón umbilical, normalmente debe haber dos arterias y una vena. En algunas condiciones, el pediatra puede tomar una muestra de sangre del cordón umbilical, esto  cuando es necesario realizar estudios como toma de grupo y Rh del bebé u otros.

Ligadura del cordón. (T. Murguía)
 

La firma del bebe!. Es  sumamente importante la correcta identificación de su hijo, para esto se debe checar nombre y apellidos del bebé y ponerlos en  brazaletes, los cuales deben fijarse en la muñeca y tobillo del bebé. De igual manera, es importante tomar la huella digital  del pie del bebé (“firma”)   y ponerla sobre un certificado.

Toma de huella digital (T. Murguía)
 
Encuentro con los padres. Una vez estabilizado y valorado el bebé, viene el gran momento….el encuentro con los padres!. Es sumamente interesante el observar la atención con la que la mayoría de los bebés ven a los ojos de sus padres, es un estado de alerta  intenso en el que se crea un gran lazo de unión.