Aborto de repetición

Alteraciones hormonales

En aquellos casos en los cuales la causa del aborto deriva del mal funcionamiento hormonal, debemos estudiar las glándulas directamente involucradas: hipófisis, tiroides, mamas, ovarios, testículos, adrenales, etc, ya que puede existir mayor o menor funcionamiento de ellas.

Relación entre el Sistema Nervioso y Sistema Endocrino Glandula hipófisis, centro de control hormonal

El tratamiento habitualmente consiste en la restitución de la hormona para cada caso específico.

Cuando existe una fase lútea insuficiente (mal funcionamiento del ovario) se presenta alteración en el crecimiento del endometrio (que es el sitio donde se implanta el huevo para su desarrollo). La fase lútea depende de una buena ovulación , así como de niveles en la producción de progesterona.

Este tipo de alteraciones se manifiesta por sangrado muy temprano (primeros 15 días de la fecundación) y representa el 25% de las causas de aborto habitual.

El diagnóstico y tratamiento se efectúan por determinaciones sanguíneas de los niveles hormonales de progesterona (más de 20 ng/ml) y los niveles seriados (cada 5 días) de la fracción beta de hormona gonadotropina coriónica. El manejo se lleva a cabo con un apoyo hormonal exógeno (pastillas, inyecciones, supositorios vaginales) para poder estabilizar el embarazo.

Dependiendo de cada caso en particular se pueden administrar estrógenos, progesterona y hormona gonadotropina coriónica.

En las enfermedades sistémicas de origen endócrino, como es la diabetes mellitus , existe una correlación entre la elevación de la hemoglobina glicosilada (HbG) y el aborto espontáneo, por lo que es de vital importancia un control estricto en los niveles de glucosa y las dosis de insulina que se administran diariamente.

Alteraciones anatómicas

Constituyen un 15% de las causas de aborto habitual. Para su diagnóstico se deben realizar estudios de radiología: histerosalpingografía , que puede demostrar en su interior úteros dobles, cicatrizaciones o adherencias, presencia de fibromas dentro de la cavidad uterina, incompetencia cervical, matriz pequeña, etc.; ultrasonido vaginal o abdominal;  histeroscopía (observación de la cavidad uterina con un lente). Actualmente el manejo quirúrgico tiene un éxito del 70%.

Alteraciones infecciosas

Son otra de las causas de aborto habitual, producida s fundamentalmente por la presencia de agentes infectantes como la neisseria gonorrhoeae, bacilo de tuberculosis , micoplasma , treponema pallidum , etc. Se debe realizar un cultivo, así como una biopsia de  tejido endometrial (muestra de la capa interna de la matriz). El tratamiento consiste en la administración de antibióticos específicos, a dosis y tiempos prolongados, así como también la restauración de lesiones ocasionadas por cualquiera de estas infecciones. La enfermedad pélvica inflamatoria es una causa común de aborto habitual y de embarazo extrauterino.

Alteraciones inmunológicas

En la actualidad se conoce que el sistema inmunológico juega un papel importante para mantener el estado de salud en condicione óptimas. El organismo produce inmunoglobulinas o anticuerpos que, cuando existe un agente agresor o antígeno, llevan a cabo una serie de reacciones con objeto de limitarlo. Actualmente la interacción inmunológica entre la madre y el embrión no está claramente  conocida, de ahí que el aborto habitual sea tema de una 
investigación muy cuidadosa.

Existe una serie de estudios, como la determinación de anticuerpos anti-nucleares, anti-fosfolípidos, anti-cardiolipinas, velocidad de sedimentación globular, factor reumatoide, células de lupus eritematoso, etc., que nos puede orientar en relación a la posible asociación de un rechazo del embrión por parte del sistema inmunológico de la madre.

El manejo actualmente es controvertido, pero se pueden utilizar tanto esteroides (cortisona), como ácido acetilsalicílico (aspirina) a dosis bajas y por tiempos prolongados como medida preventiva; el riesgo posible al embrión se debe valorar en relación al beneficio del embarazo.

Actualmente no se ha encontrado mayor riesgo con la utilización de estos medicamentos que el habitual de cualquier embarazo; tampoco lo hay  para alteraciones cromosómicas en el embrión.

Alteraciones de enfermedades sitémicas

En la actualidad, la enfermedad vascular del colágeno (lupus eritematoso sistémico) produce hasta un 40% de abortos espontáneos, y no hay datos específicos de su relación con el aborto habitual. Los estudios que se realizan son similares a los de las alteraciones inmunológicas, así como su manejo.

Estos dos últimos tipos de alteraciones se deben continuar investigando intensivamente, para obtener los mejores  resultados en el logro de embarazo a término.

Conclusión

Con los datos que se conocen actualmente, debemos evaluar de una forma integral cada caso en particular y solicitar interconsulta con cada especialista para el manejo adecuado de estas pérdidas repetidas de embarazo.